lunes, 9 de abril de 2018

Minuta para comisión del senado que ve ley sobre la bandera de la Paz.


Bandera humana de la paz. Sept 2008



Minuta para contribuir a la tramitación del boletín 11534-24 que promueve una ley para la celebración del día nacional de la paz a través de la cultura los días 15 de abril de cada año y el izamiento de la bandera de la paz.

1.- Agradezco y felicito en tanto fundador de Somos Paz y en tanto director de la Fundación Artesanos de la Paz, dos de las múltiples organizaciones que han promovido la bandera de la paz a través de los años a todas las personas que han hecho posible la discusión de esta Ley.

2.- Fuimos observadores del proceso de discusión en Naciones Unidas en Ginebra los últimos cuatro años acerca de la codificación del derecho humano a la paz. Dicho proceso no ha concluido, porque el derecho humano a la paz aún no es reconocido globalmente y mi recomendación a la Comisión del Senado es solicitar a la Cancillería la posición chilena en torno a este derecho fundamental. Esto nutrirá la historia del establecimiento de la ley.

De acuerdo a nuestras informaciones, el estado Chileno es partidario de codificar el derecho humano a la paz. Como se sabe, por dos veces anteriormente (1948 y 1999) se ha intentado engrosar el listado de los Derechos Humanos sumando el Derecho Humano a la Paz y por dos veces se ha fracasado en virtud de la oposición de potencias dominantes que son fabricantes de armas.

De la lectura del primer documento – ingreso a sala – se lee una definición de paz asociada a la ausencia de guerra entre naciones. Es justamente esta noción de paz la que se cuestiona a través del diálogo global que establece el derecho humano a la paz y que amplía la noción de la paz hacia un concepto que abarca las relaciones humanas en sus distintas dimensiones.

En resumen: solicito que se tenga a la vista la posición de la Cancillería en torno al derecho humano a la paz.

3.- De la lectura del “INFORME DE LA COMISIÓN DE CULTURA, ARTES Y COMUNICACIONES RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY QUE ESTABLECE EL 15 DE ABRIL DE CADA AÑO COMO EL DÍA NACIONAL DE LA PAZ A TRAVÉS DE LA CULTURA, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO”, puedo observar un pequeño error y agradezco que sea subsanado. Se menciona que la bandera de la paz está establecida para proteger centros culturales en tiempos de conflictos bélicos. En la historia de la creación de la ley agradeceré que los senadores recalquen que el Pacto Roerich, ratificado y vigente en Chile desde 1936, y que formaliza la bandera de la paz se establece el uso de la bandera tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra.

4.- Menciono que si ha existido un movimiento que ha difundido la bandera de la paz en la sociedad civil y en encuentros muy importantes desde la perspectiva de la difusión de una cultura de paz es el movimiento por la paz para el cambio del calendario gregoriano por una cuenta natural de trece lunas.

Básicamente, el calendario que usamos honra durante dos meses a emperadores romanos y no tiene relación alguna con el entendimiento del tiempo sino que fue creado para recolectar impuestos para el servicio del emperador. Y la mayoría de los pueblos originarios usan cuentas de trece lunas de 28 días para comprender el giro de la Tierra alrededor del sol.

Agradeceré audiencia con integrantes de la comisión del Senado para aclarar la trascendencia de este hecho.

5.- Atendida la vigencia del Pacto Roerich y al hecho que el año 2017, por ejemplo, fue izada formalmente la bandera de la Paz para el día internacional de la paz en el frontis del municipio de Putaendo, considero que debe ser mencionado que la posibilidad de izar la bandera de la paz en otras fechas es también bienvenida. Por ejemplo, el mencionado día internacional de la paz 21 de septiembre, el día de la no violencia (de homenaje a Gandhi) el 2 de octubre, o el 25 de julio que es el día que en muchos municipios de Brasil se reglamentó en torno a promover el izamiento de la bandera de la paz.

En resumen, agradeceré la posibilidad de extenderme en estos puntos de mayor importancia y en otros relacionados a la posiblidad de mejorar este proyecto de ley.

Atentamente,
Juan Pablo Lazo Ureta
Abogado de la Universidad de Chile
Co-Fundador de Somos Paz
Director de Fundación Artesanos de la Paz

lunes, 2 de abril de 2018

Una conversación sobre la paz y su bandera


Bandera humana de la Paz que coordinamos en septiembre del año 2008 frente al Palacio de Gobierno para sellar un acuerdo de una mesa de trabajo entre sociedad civil y gobierno que legó al acuerdo que: "La prioridad en la relación entre el Gobierno y la sociedad civil es la promoción de una cultura de paz."

La bandera de la Paz.

Vivimos en una época donde la crisis se expresa principalmente en la apatía. Esto es, en la incapacidad que existe en la sociedad de ver el dolor del mundo, de encararlo y de aceptarlo. El éxito de las farmacias y de la industria del entretenimiento que desvían nuestra atención de la realidad simbolizan este fenómeno.

Encarar el dolor del mundo para poder obrar correctamente es lo que está ocurriendo. Y eso implica despertar. Nos lleva a decir basta a aquello que ya no podemos permitir porque causa demasiado daño a la Tierra y a los seres que la habitan.

Nos lleva a levantar estructuras alternativas, crear ecoaldeas, centros de permacultura, centros de sanación, de yoga, cursos y eventos.

Y por último, lo más importante es que estamos llamados a cambiar la cosmovisión.

Sea el amor y el punto de vista amoroso. Y ahora que una conversación sobre la paz llega al Congreso Nacional, más aún. Más dedicación y ternura, más alegría y fe en que sí, es verdad. Está ocurriendo un gran cambio. Positivo. Amable. Auténtico. Armonioso.

Texto de apoyo para la lesgilación sobre este símbolo trascendente.

  • Introducción y antecedentes.
  • Shambhala.
  • La promoción de la idea del cambio del calendario gregoriano.
  • El derecho humano a la Paz.
  • Ecoaldeas y permacultura.
  • Resumen.
  • Solicitud.

Introducción y antecedentes.

Este jueves 5 de abril del año 2018 se discute en el Congreso Nacional de Chile una ley sobre la bandera de la Paz.

Esta bandera está vigente y es oficial para todos los ciudadanos de América, a excepción de las personas que viven en Canadá en virtud del Tratado Internacional para la Protección de las Instituciones Científicas y Artísticas y los Monumentos Históricos conocido como el Pacto Roerich, que fue el primer Tratado Internacional suscrito en el salón Oval de la Casa Blanca.

Expreso mi alegría por el lugar en que comienza a ser nombrada esta bandera que es sagrada para tantas personas. Es realmente feliz ver este día en que sentimos posible que un gran entendimiento acerca de la paz pueda alcanzar el debate público nacional y global. Una vez logrado un gran acuerdo, es posible una auténtica manifestación de este sueño colectivo.

Felicitamos a las personas que han hecho posible que la Institución Democráctica por excelencia, la cámara de diputados, dialogue en torno a esta bandera y anhelo contribuir a la conversación, tanto como solicito que otras personas y organizaciones sociales sumamente interesadas en esta iniciativa puedan cooperar en aclarar su trascendencia y así, la ley pueda obtener el refinamiento que merece.

Agradecemos a todos los que han entregado su amor para que esta bandera siga viva en el corazón de tantos seres humanos en toda la Tierra.

El Pacto Roerich establece que esta bandera identifica aquellos centros culturales que atesoran el genio humano y en su virtud merecen protección tanto en tiempos de guerra como en tiempos de paz. Tras esta idea subyace el intento de homologar la bandera al estatuto que tiene la Cruz Roja en el ámbito del Derecho Internacional.

Es un Tratado que fue ratificado por Chile como consta en la O.E.A., que es la Institución que actúa como depositaria. Es un Tratado vigente actualmente y vinculante para el Estado de Chile. La bandera de la paz, por consiguiente, ya es un símbolo oficial para todos quienes habitan Chile y las Américas.

Las personas que lograron la discusión y suscripción del Tratado por parte de los plenipotenciarios en una reunión de Altos Dignatarios panamericanos en Washington DC, EEUU, el año 1935 fueron Nikolai y Helena Roerich, eminencias y renombrados embajadores de la cultura de Rusia.

Por ende, para la doctrina, la importancia de este Tratado está permeada por la visión de mundo de esta pareja.

Existen cartas entre el Presidente Rooselvet y Helena Roerich que nos ilustran acerca del sentido de esta iniciativa normativa. Helena Roerich le planteaba al Presidente americano, tras la primera guerra mundial que se requerían esfuerzos mancomunados para relevar el concepto de la ética viva. Resulta que el Tratado para la protección del patrimonio cultural sintoniza con este sentido subyacente. Por este concepto de ética viva, entienden los Roerich, que el movimiento armonioso de las estrellas tiene una correspondencia con el movimiento en el mundo terrestre y por lo tanto, el modo que tenemos en la Tierra para cuidar lo sagrado del Cielo es cuidar lo sagrado del genio humano.

Las obras de arte, las innovaciones científicas y los monumentos históricos cobijan aquello que nuestra memoria merece recordar para poder erguir una sociedad en la que impere la cultura de paz. En función de lo anterior, la protección de los centros culturales en tiempos de peligro merece nuestra atención para que seamos capaces de legar a las generaciones venideras la sabiduría que podamos rescatar desde todos los tiempos.

El significado de la bandera no está escrito en el Tratado, pero la pareja Roerich le atribuye al menos dos interpretaciones:
1.- Las tres esferas rojas corresponden a la espiritualidad, a las ciencias y a las artes. El gran círculo corresponde a la Cultura de Paz.
2.- Las tres esferas rojas corresponden al pasado, presente y futuro dentro del Gran Círclo del Tiempo eterno.

El movimiento mundial que difunde la bandera de la paz desde el año 1935 ha hecho innumerables y perseverantes esfuerzos por difundirla. Es una bandera que ha sido llevada al espacio exterior por diferentes astronautas, es una bandera que ha sido colocada en las más altas montañas de diversos continentes, y que ha sido entregada a altos dignatarios como a S.S. el Dalai Lama, a Miguel D'Escoto Brockamann cuando vino a Chile y quien fuera presidente relator en Naciones Unidas del encuentro de Presidentes que analizó la crisis financiera del año 2008 y a muchos otros.

Este movimiento goza de un Comité Internacional presidido por la destacada actriz mexicana Alicia Rodríguez y esta Organización No Gubernamental goza del estatuto consultivo que otorga Naciones Unidas.

El 15 de abril del año 2017 el alcalde de Putaendo en la quinta región de Chile izó la bandera de la Paz junto a los vecinos en el frontis del Municipio y no podemos retratar acá la innumerable cantidad de personas naturales en la sociedad civil que también entregan su particular valor y sentido a esta bandera en sus respectivos centros culturales.

En diversos municipios de Brasil ha sido normado que la bandera sea izada los días 25 de julio en razón de la solicitud hecha por las personas vinculadas a la Fundación para la Ley del Tiempo.

En Argentina, la importantísima organización Mil Milenios de Paz logró el lobby necesario para que en dicho país que hasta el día de hoy no ratifica el Pacto Roerich fuese dictada una ley que invita a la sociedad argentina a izar la bandera de la paz los días que Naciones Unidas ha determinado para la celebración de la Paz, el 21 de septiembre.

Por tanto, en razón de la legislación comparada el proyecto de Ley que propuso el honorable diputado Poblete sugiere una innovación al ligar los festejos de la bandera al día 15 de abril y no como seha hecho en otros países al 25 de julio o al 21 de septiembre.

Shambhala

La editorial Kier, de Buenos Aires, publicó el año 1988 el libro “El corazón de Asia” que escribió Nicolás Roerich. Su capítulo segundo comienza de la siguiente manera:

“Si me preguntaran cuál fue la más sublime entre las innumerables impresiones que recibí en el viaje, respondería sin vacilar: “Shambhala”.
Si pronunciara ante ese posible interlocutor la palabra más sagrada del Asia, éste permanecería mudo; si pronunciara el mismo nombre en sánscrito, Kalapa, su mutismo continuaría, y aunque le dijese el nombre del poderoso Rey de Shambhala, Rigden Jyepo, este tonante apelativo asiático no lograría conmoverlo; pero no tendría culpa de ello. Todas las referencias sobre Shambhala están desparramadas en la literatura del país, y hasta ahora no se ha escrito en ninguna lengua occidental un solo libro acerca de este baluarte del Asia; pero si el interlocutor quiere ser comprendido en Asia y ser allí huésped bienvenido, debe salir al encuentro de su hospedador con esa sagradísima palabra; debe demostrar que aprecia los conceptos que ésta sugiere, que no la tiene por sonido hueco, y que es capaz de coordinar esos conceptos con los más elevados de la evolución.”

Chogyam Trungpa una eminencia budista que llegó a Estados Unidos con posterioridad al viaje de Nikolai Roerich escribió un libro sobre Shambhala que esclarece los párrafos anteriores.

Y hace poco, otra eminencia norteamericana llamada Joanna Macy escribió un capítulo acerca de Shambhala en su libro de ecología profunda que explica “el Trabajo que reconecta”. Esta autora es una referencia mundial obligada para quienes participan del movimiento mundial de Permacultura y Transición.

¿Porqué escribir sobre Shambhala si estamos hablando de la bandera de la Paz?

Porque Shambhala hace referencia a estilos de vida y a una manera de entender el mundo que nos guía hacia una sociedad elevada que se contrapone a una sociedad decadente. Una sociedad que nos alienta a cultivar virtudes y a alejarnos de nuestra dependencia a los vicios.

Si observamos el viaje de cinco años que realizó la familia Roerich por Asia en los años '30, sin internet, ni las tecnologías actuales, podemos ver que nos trajeron dos joyas: la bandera de la paz y el entendimiento acerca de Shambhala.

Por tanto, para quienes hemos estudiado la obra de esta pareja sabemos que son asuntos indisociables. La bandera de la paz es una contribución para que todos nosotros podamos refinar nuestros comportamientos y de esta manera, todos juntos, podamos salir de la crisis multiconvergente en la que nos encontramos.

La corrupción moral, la crisis financiera, la desigualdad, la violencia y la inseguridad, la violencia inrafamiliar, el bullying, la crisis climática y ambiental se confabulan en nuestro tiempo para expresarnos imperiosamente un cambio fundamental en nuestra manera de ver el mundo y de comportarnos. Los usos y costumbres y las cosmovisiones de los pueblos indígenas son una referencia señera para este cambio ético global que llama a la puerta. Así lo expresa un acuerdo histórico sellado en Colombia el año 2015 y que lleva por nombre “las Naciones Unidas del Espíritu”.

La salida a la crisis multiconvergente requiere de una visión y Shambhala es esa visión. Retrata el sueño y la aspiración de una sociedad bondadosa y pacífica. El movimiento mundial que da fuerza a la bandera de la paz es un movimiento mundial, que me atrevo a aseverar, sostiene la creencia que es ahora. Es hoy cuando están dadas las condiciones, finalmente, para que la sabiduría emerja desde todos los rincones de la Tierra para que acabemos con todas las guerras, erradiquemos la violencia y logremos nuevos acuerdos fundamentales como especie que nos permitan dejar el legado de una civilización que alcanza la paz y que la proyecta hacia mil milenios de paz.

Manifestación de 200 mil personas en Porto Alegre, Brasil,  Foro Social Mundial, Otro mundo es posible.


El cambio del calendario.

Informo a las autoridades del Congreso Nacional que el movimiento que más ha difundido en Chile y probablemente en el mundo la bandera de la paz en los últimos 30 años es “el movimiento mundial de paz por elcambio del calendario gregoriano por una cuenta de trece lunas”.

Este movimiento plantea a nuestra sociedad que observa en la Democracia, no solamente un sistema de gobierno, sino también un valor, ¿porqué el calendario que mide el tiempo honra a dos emperadores romanos?

¿Porqué el sistema democrático no ha reparado en cambiar un sistema de medición de tiempo que entraña un pensamiento imperialista?

La paz, plantea este movimiento, es accesible en la medida que cambiemos este verdadero programa mental que es el calendario gregoriano y que no obedece a ninguna de las características del tiempo.

Es irregular. Pero el tiempo es regular. Los ciclos naturales son regulares, el año solar consta de alrededor de 365 días y consta de 13 ciclos lunares de 28 días.
Es arbitrario. Pero el tiempo no lo es. Algunos meses gozan de 31 días, otros de 30 y otros de 29 y a veces de 28 días. En su génesis, Augusto solicitó quitar un día a febrero para aumentar los días de Agosto, que cambió su nombre de Sixtil a Agosto para honrarse a él mismo y para equipararse a Julio César, con 31 días.

En cambio, todos los pueblos indígenas tenían conocimiento y adoptaban cuentas de 13 lunas para comprender el giro de la Tierra alrededor del Sol y las cuatro estaciones. Entre ellos, el pueblo mapuche.

El derecho humano a la Paz.

En los últimos cinco años, en Naciones Unidas, se ha dado un debate interesantísimo acerca de la codificación del Derecho Humano a la Paz.

En primer término destaca el hecho que la conversación intergubernamental fue provocada por organizaciones de sociedad civil. La Fundación Artesanos de la Paz que integro también ha sido parte de las organizaciones observadoras del proceso en Naciones Unidas.

Para quien suscribe este documento, codificar el derecho humano a la paz importa codificar un asunto de la máxima importancia para la Humanidad. La paz ha sido concebida desde el consenso de Washington como la ausencia de guerra entre naciones y la tendencia que observamos en el diálogo internacional apunta a realizar un drástico cambio y asumir que la paz tiene una expresión en la relación entre Naciones, entre personas y entre nuestra especie y los demás reinos, así como en nuestra relación íntima con nosotros mismos. En virtud de este proceso de diálogo la sociedad civil organizada ha logrado aunar un concepto por el cual la paz es una actitud positiva y proactiva ante la vida y que no se concibe exclusivamente en la relación entre las naciones sino, como hemos dicho, de una manera amplia y que alcanza el ámbito doméstico e íntimo.

La doctrina asegura que su importancia es tal que sin el resguardo de este derecho humano es inútil la protección de los demás derechos humanos.

La bandera de la paz es un símbolo que nos mueve a hacer sentido juntos. Por ello, legislar sobre la bandera de la paz nos acerca a las discusiones más importantes que se tienen en el mundo respecto de la manera de alcanzar la paz y una de ellas es ésta acerca de la codificación del derecho humano a la paz. Por ello, legislar sobre la bandera de la paz es también una invitación a pronunciarnos acerca de la codificación del derecho humano a la paz, tanto en el Derecho Interno como a jugárnosla por una posición firme y positiva ante el concierto de las Naciones, especialmente cuando nos encontramos ante una demanda internacional con Bolivia que nos requiere cautos, prudentes y diplomáticos.

Ecoaldeas y centros de permacultura.

Destaco que si existe un ámbito en el que esta bandera es conocida e izada con frecuencia, es en el ámbito de las comunidades que intencionan crear ecoaldeas y/o centros de permacultura.

Las ecoaldeas son espacios vitales en los que sus miembros, conscientes de la crisis global, asumen la postura de investigar sobre las posibilidades de crear sistemas de vida donde impere la ética y el cuidado por la vida en todas sus formas.

Los centros de permacultura procuran la enseñanza de las técnicas, y de los entendimientos mayores que existen para que logremos transformar nuestra sociedad hacia una sustentable, resiliente y regenerativa.

Resumen

- Celebramos que el Congreso Nacional legisle y converse sobre la bandera de la paz.
- Agradecemos y felicitamos a todas las personas que han instalado este tema en el Parlamento.
- Solicito que las opiniones vertidas en este documento puedan tener un cauce institucional para ser escuchadas con atención, atendida la trascendencia de lo que anhelamos proteger: la opción para la paz. Pido esto por mí y por otras personas y organizaciones que sé, a ciencia cierta, que también están interesadas en expresar opinión.
- La bandera de la Paz es sagrada porque encarna el sueño de la humanidad de vivir en paz. Esto es Shambhala.
- Cambio de calendario. Que sea oída también la aspiración del movimiento pacifista que ha visibilizado esta bandera con mayor determinación en los últimos 30 años: cambiemos el calendario que en tiempos de democracia sigue honrando a emperadores romanos todos los meses de julio y Agosto y usemos una cuenta natural de tiempo.
- A la par que legislamos sobre la bandera de la paz, enunciemos nuestro compromiso con el derecho humano a la paz.
- Tomemos nota que la bandera de la paz está siendo honrada por quienes en todo el mundo procuran cambios éticos en sus propias vidas para no continuar afectando las aguas, la Naturaleza, nuestras relaciones humanas y nuestras relaciones con el mundo no humano.


Fraternalmente,
Juan Pablo Lazo Ureta
Abogado y permacultor.
Director Fundación Artesanos de la Paz
Integrante del Instituto Chileno de Permacultura y Transición
Cofundador de la Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra



martes, 21 de junio de 2016

Este sitio se liga a www.crearpaz.org


Informamos que este blog se actualiza poco y que está en estrecha relación con otros links:

- http://fundacionartesanos.org/

- www.crearpaz.org

- http://semillaslibres.cl/

- www.buenmundo.cl

Y tantas otras que promueven permacultura, el pacto mundial consciente, ikwashedwna y más